La relación de disciplinas, es motivo de evolución en cualquier sociedad creativa, a sabiendas que todo campo expresivo nutre su producto exponiendo certezas y entendiendo resultados para sumarlos al proyecto conjunto.

Son muchos los materiales pero no las creaciones, muchas las creaciones pero no las soluciones, muchas las soluciones pero no los materiales.

Encontrar recetas, fórmulas, valores o modos no acorta el tiempo del entendimiento, ni apelando al ensañado quiebre o búsqueda de íconos, a la sumisión del caos, o a la representación racional de las dimensiones y su posterior adaptación al antojo hedonista.

Este proseso como principio generativo, basa su evolución en la dialéctica de la pintura y una técnica aleatoria de resultados bidimensionales con diferentes procedimientos. Como proseso Pictórico- fotográfico, explora las cualidades de ambas propuestas. El óleo, su alcance plastico, califica e incluye en su técnica las cualidades que ofrece la fotografía. Por su lado, la fotografía, involucra datos y aplica recursos de su cocina experimental, para seguir indagando y aportando sobre la imagen tomada de la pintura.

Entre intuitivas visiones, el sentido procesual, el intercambio indistinto de códigos, la sincronía matérica y la investigación cromorfovalórica, ayudaron a pensar el proseso como proyecto lo cuantitativo como cualitativo y la materia entre la idea. El perfil por momentos Humanoides, en otros, personas que despiertan motivos abstractos y arbitrarios de este único, solo, patético, doro y apolítico género, contextualizan desde el fondo y hacia el fondo, características impensadas en su inicio.

El material de trabajo define el resultado. Sus estados, comportamientos y efectos, no más que herramientas y sirven como todo lo que implica búsqueda dentro del proseso. El óleo se expone sin perturbar planos y enfoca su expresividad a lo heterogéneo. Luz, negativo, lente, químico, papel, pigmento, aglutinante, solvente, no como hallazgo, sí como referente de intercambio y prueba. La técnica de sus infinitas aplicaciones, el resultado panestético, las disidencias contextuales y su arbitrariedad, son consecuencia de interpretar la materia, concentrando esta lúdica empresa en el contraste del material usado y la materia representada. La lucha de géneros divide y no mira a cara. Surgieron elementos tan locos como no podía imaginar; no los esperaba, ni esperaba nada de ellos. Descubrir que sus destinos tenían antesedentes, no fue tan hermético como tentador y nacieron en ese momento, necesitado de mis uñas para alimentarse.                                     

                                                                                                                        Nazareno H. S.               1997  -  1998

  • Facebook - nazareno haroldo sanchez

 copyright            2019   nasha